Carlos Aragón; Ganadero de Flor de Jara, entrevista

El ganadero de Flor de Jara muestra todo su arsenal para MuchoToro ante la cita de Villaseca

Sigue su camino. Con personalidad. Decidió un día lCarlos Aragón, Portal Taurino MuchoTorouchar por el sueño de llevar a lo más alto de la tauromaquia el encaste Santa Coloma pro la línea de Buendía y no se cansa de proseguir con la lucha.

Carlos Aragón, ganadero con mayúsculas, sabe que no es fácil la carrera que titula su vida, pero ahora es Villaseca la que, en su Alfarero de Oro, reconoce el trabajo sacrificado de los que luchan porque la diversidad de encastes sea el tono que marque el futuro de la Fiesta.

Es Flor de Jara uno de los últimos reductos bravos que, con la sangre santacoloma en sus carnes y a pesar de la dificultad del sistema, vende todo lo que tiene, ¿se siente privilegiado o no es tan fácil como se pinta en la realidad?

Por supuesto que me siento privilegiado. El mero hecho de tener un encaste así es un orgullo. Es cierto que el lote de vacas a nivel nacional con el encaste Santa Coloma por la línea Buendía es muy bajo, pero para mí no deja de ser el toro perfecto. Además, son toros que dan un resultado que el aficionado demanda. Me siento un privilegiado.

¿Cómo es la novillada que va a Villaseca? ¿Qué características tiene?

Muy en el tipo santacoloma.  En principio los seis son cárdenos claros y tienen las hechuras típicas del encaste. Le tenemos mucha fe a la novillada como le tenemos fe a todo lo que criamos.

Cuando la Feria de novilladas contó con su presencia después de la pasada Feria, ¿qué se le vino a la mente que quería para el Alfarero de Oro?

Villaseca es un pueblo en el que tenemos mucha confianza. Me parece un pueblo que comparte mucho mis ideas como ganadero, donde hacen un esfuerzo importante por la tauromaquia, buscan la variedad, trabajan por la Fiesta y la  mantienen como hace veinte años y como creo debería ser hoy día en todos los sitios. Es variada en todos los sentidos. Nada más acabar la Feria me llamaron y pensé entregarle todo lo mejor que había en casa.

¿Cree que tanto Borja Álvarez, Tomás Angulo o Fernando Rey resolverán como merece el hierro?

El problema que tenemos los encastes minoritarios para los profesionales es que, al desconocer la ganadería, también desconocen sus virtudes y sus defectos en los comportamientos. Se nos hace complicado, porque todo el mundo profesional va a la defensiva y es difícil así. Fernando Rey quiere ser torero, a Borja Álvarez lo conozco desde sus comienzos y a Aguado le he visto una novillada hace pocos días en Francia.

¿Cree que en las Ferias del futuro estará presente la diversidad de encastes? ¿Es optimista con eso?

Como aficionado, creo sinceramente que la variedad y la renovación es fundamental. Y, además, es algo urgentísimo. No podemos estar viendo los mismos carteles que hace diez años vimos en el mismo lugar y en la misma fecha. Por muy buenos que sean, eso no es positivo para la Fiesta. Tampoco la Fiesta puede nutrirse de un solo encaste o un tipo de toro. Eso es lo que realmente le hace daño y, pensando así, vamos por el camino erróneo. Los que mejor colocados están, que son las figuras como espejo de la mayoría, viven en una en una condición más acomodada que los demás. Como ellos están cómodos no quieren cambiar. Pero estoy seguro que cuando pasen quince años y estén fuera del toro lo verán de otra forma.

A pesar de haber reducido su cabaña, ¿cuál es el futuro que le espera a Flor de Jara? ¿qué futuro espera la ganadería?

Sólo espero, como aficionado, que haya respeto desde el mundo del toro tanto a Flor de Jara como a este tipo de encaste. Los profesionales deben ver la ganadería con respeto. Estoy convencido de que tarde o temprano cambiará el ciclo y la variedad de encastes entrará en juego. Estoy convencido de que Flor de Jara es una ganadería que estará en las ferias. Y esa es mi lucha, si no, no estaría aquí.

 

Sumario
Carlos Aragón; Ganadero de Flor de Jara, entrevista
Nombre del artículo
Carlos Aragón; Ganadero de Flor de Jara, entrevista
Descripción
Carlos Aragón, ganadero con mayúsculas, sabe que no es fácil la carrera que titula su vida, pero ahora es Villaseca la que, en su Alfarero de Oro, reconoce el trabajo sacrificado de los que luchan porque la diversidad de encastes sea el tono que marque el futuro de la Fiesta.
Autor
Share Button

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *