Castella corta una oreja en Burgos

El maestro Castella corta una oreja

Burgos ha encumbrado la segunda parte de la temporada de Sebastián Castella: si en Sevilla o Madrid no supo enfilar sus tardes, junio y Burgos han reconducido la temporada del de Béziers. Lo demostró al apostar en El Plantío por un toro nada fácil de Alcurrucén. Y le salió cara.

Una vez más, la espada privó de un triunfo seguro. Le aplicó sus dotes conceptuales a base de la quietud al segundo de la tarde, un astado de Alcurrucén que hizo honor al comportamiento característico de los Núñez, mostrándose frío en el capote del de Béziers y yendo a más cuando éste le puso delante su muleta. Planteó una faena con mucha lógica, marcando especialmente bien los tiempos y, sobretodo, administrando las embestidas de calidad que ofrecía su oponente. Finalmente, tras varias tandas notables por ambas manos, pinchó lo que era un premio seguro, pero recibió una calurosa ovación de El Plantío.

El quinto fue un toro desigual: por el izquierdo imposible, por el derecho tan sólo potable. Carecía de transmisión el de Alcurrucén e iba sobrado de ilusión el protagonista de la escena, Sebastián Castella. Hierático permaneció el francés en las primeras tandas por el derecho, que lograron levantar su propio camino en esta temporada y, tras un enrachado bagaje estival, encumbrar esta nueva serie de triunfos del de Béziers. No se lo puso fácil el `bronco´de los Hermanos Lozano pero lo puso fácil el propio torero a base de valor y entrega propia. Que no la entrega del acero, que se la jugó ante la afición castellana.

No fue la tarde de Padilla. El que abrió plaza no dio opción de lucimiento, pero aún así, el jerezano lo intentó poniendo voluntad en cada movimiento y tirando de propio valor ante un animal que echaba el freno de mano después de cada muletazo. Todo lo puso el torero, que finalmente fue silenciado por la afición burgalesa tras pasaportar a un soso de Alcurrucén que no abrió con gusto la tarde de El Plantío. En el cuarto, un toro de buena condición, que dejó retazos de humillación y entrega en la muleta de Juan José, éste no supo hacerse con su condición: a pesar de que hubo buenos momentos, éstos no llegaron a fructificar. Padilla pasó las de Caín con el descabello, intentándolo más de una decena de ocasiones y provocando la irritación popular. Todo ello, teniendo en cuenta que el público se puso de parte del toro en los últimos compases de la lidia.

Hasta dos avisos escuchó Iván Fandiño ante el tercero, otro toro de Alcurrucén que no se prestó a la voluntad del torero. Puso toda la carne en el asador el de Orduña, pero el astado manchego optó por no acudir a la pelea que le ofrecía el vasco. Se alargó demasiado la faena, que no logró despuntar por la propia condición del burel y fue silenciado Fandiño. Tampoco en el sexto pudo redondear la tarde, pues la falta de fuelle del animal al llegar al último tercio hizo que el torero tuviera que sacar su entrega desde el primer muletazo en detrimento de la entrega del animal.

 

FICHA DEL FESTEJO. Plaza de toros de Burgos. Casi media entrada. Seis toros deAlcurrucén, bien presentados pero de bajo juego en líneas generales. Desclasados.Juan José Padilla, silencio y pitos tras dos avisos. Sebastián Castella, ovación y oreja. Iván Fandiño, silencio tras dos avisos y silencio.

 

Foto: Prensa Sebastián Castella

 

Mucho Temple tienda taurina

 

 

Sumario
Castella corta una oreja en Burgos
Nombre del artículo
Castella corta una oreja en Burgos
Descripción
Este mes de junio, Castella le echó valor y le plantó cara en Burgos a uno de los toros de Alcurrucén. El torero cortó una oreja llevándose el triunfo
Autor
Share Button

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *