Noticias Taurinas: Borja Jiménez y Pepe Moral cortan una oreja en Soria Toros de Adolfo Martín para Pepe Moral, Juan del Álamo y Borja Jiménez

Una corrida de Adolfo Martín cerraba la Feria de Soria 2015. En el cartel, Pepe Moral, Juan del Álamo y Borja Jiménez hacían a las siete en punto el paseíllo en la ciudad castellana.

Más frente que perfil tenía el primero de Adolfo, corto, reunido y con su morrillo pelotudo embistiendo abajo en el viaje corto en el que volvía sobre las manos, obligando a Pepe Moral a perder pasos en las verónicas del saludo. Apenas un picotazo recibió un animal sin entrega que midió el albero en el arrebatado quite veroniquero de un asentado Moral. Pronto se lo llevó a los medios El sevillano, pronto se encajó en la diestra y pronto se le acabó el fuelle a un animal que embistió obediente a cada toque pero sin gracia ni raza para rebozarse. Poco le importó a Moral, que trazó y templó cómo lo tiene en la cabeza, con la muñeca suelta, el vuelo largo y la serena planta buscando la excelencia que pocas veces le permitió alcanzar el Adolfo. Al ralentí voló el toreo con la diestra a la embestida andando del cárdeno, al que le aguantó parones en el embroque con valor y decisión. Hasta las cintas la estocada trasera y la primera oreja que voló a su esportón.

Aplaudida de salida fue la estampa del segundo, abierto de palas y cornivuelto, que tuvo más fijeza en el peto que en el percal de Juan Del Álamo, siempre desentendido de telas. Se dolió el toro en banderillas, pero se desplazó en la buena brega de Rafa González y atendió al trapo en el encajado inicio de Juan. Le costó al charro cogerle el pulso al animal, pero terminó embarcándolo en la diestra a fuerza de fe y quietud, de confianza en que pasaba un toro que siempre arrancaba con la cara entre las manos y al que terminó matando de un sablazo bajo que le privó de todo premio.

El tercero, al que la punta de los pitones le miraba a la penca del rabo, tuvo movilidad y codicia en la humillada arrancada al saludo a la verónica de. Borja Jiménez, encajado y despierto para despachar arrancadas. Pero empezó a gazapear desde el inicio el cárdeno, que midió, marcó, desparramó la vista y buscó el pecho en cada arrancada mientras trataba Borja de sobreponerse a la postura del público de parte del toro. No fue buena, desde luego la experiencia con su primer Adolfo de matador. Silencio.

El cuarto no daba un respiro en la repetición en la capa, y allí lo esperó Pepe Moral con el vuelo presto para soplarle cinco verónicas y media, una de ellas de auténtico cartel. Aplaudido fue el picotazo en varas en el que el toro se dejó pegar mientras el picador levantaba el palo. Pronto buscó el sevillano la mano izquierda para tragarle muy puro a un toro que venía con la cara suelta, se frenaba a medio viaje y reponía con facilidad. Había que imponerse y se impuso Moral para componer cada natural y pulsear los derechazos que nunca tomaba el cárdeno con franqueza. Hasta llegaron muletazos de muy bella fábrica con la mano izquierda y una estocada traserísima que deslució la actuación. Ovación tras aviso.

Con mucho brío pero poco ritmo se fue el quinto tras el capote de Del Álamo. Toro larguirucho, zancudo y vareado al que le dejó un puyazo preciso Óscar Bernal. Con la muleta no terminó Juan de encontrar la forma de que tuviese el animal la voluntad de embestir. Le cambió los terrenos y le buscó provocarlo con el zapatillazo, pero le costaba al toro una barbaridad seguir el trapo que siempre le ofreció con suavidad hasta que llegó el ataque en el final con el aplomado y deslucido cárdeno. Porfión el charro, anduvo con más paciencia que brillantez mientras le increpado un sector de la grada, de parte del de Adolfo por ser de Adolfo o por ser gris, no hay más explicación. Lo mató de estocada desprendida y escuchó silencio.
Inconcluso tuvo que dejar Borja el saludo a la verónica al sexto, también aplaudido por cornipaso, que perdió al cuarto lance la encendida arrancada inicial. Llegó empujando al peto, pero también se aburrió pronto de la pelea. Largo lo pusieron en un segundo encuentro para que se arrancase sin pelear con entrega. Con la muleta no se confió Borja desde el principio con el gazapón torete, al que fue pasando con precaución por el pitón izquierdo y cuando cogió la diestra tuvo más asiento con la pastilla y anodina embestida. Fue ahí donde cambió la actitud y donde llegó el toreo templado del que salía el animal con la cara natural. Pero se embraguetó el rubio torero para sobreponerse a las reposiciones y apretar el diente para trazar con encaje. Sensacional fue la estocada para cortarle una oreja al Adolfo.

 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Soria. Última de Feria. Corrida de toros. Media entrada. 

Seis toros de Adolfo Martín,  espeso y soso el desrazado primero, humillado pero costoso y por dentro el exigente segundo, medidor, mirón, gazapón y malo el tercero, de media humillación pero obediente al toque el pasador cuarto, deslucido y aplomado el quinto, de insulsa nobleza y reposición constante el sexto.

Pepe Moral, verde botella y oro, oreja y ovación. 

Juan del Álamo, palo de rosa y oro, silencio y silencio. 

Borja Jiménez, blanco y oro, silencio y oreja. 

Fuente: Cultoro

Sin-título1

 

 

Banner  Bodegas Olimpia

 

Sumario
Noticias Taurinas: Borja Jiménez y Pepe Moral cortan una oreja en Soria
Nombre del artículo
Noticias Taurinas: Borja Jiménez y Pepe Moral cortan una oreja en Soria
Descripción
Una corrida de Adolfo Martín cerraba la Feria de Soria 2015. En el cartel, Pepe Moral, Juan del Álamo y Borja Jiménez hacían a las siete en punto el paseíllo en la ciudad castellana.
Autor
Share Button

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *