Noticias Taurinas: Diego Ventura triunfa en Manizales Gran corrida de Dosgutiérrez, triunfo de Ventura y despedida de Paco Perlaza

Diego Ventura, Portal Taurino MuchoToro

Cuando vas a un museo en el que has visto una obra de arte, de las de verdad, sales lleno, extasiado. Es una sensación que no se parece a nada. El clímax de una buena noche de amor, solo se traduce en el deseo de un abrazo de siamés. El paso siguiente a la lectura de un buen libro es cerrar su tapa y respirar con profundidad para recuperar el equilibrio, el mantra. El cine en cambio deja preguntas y deseos de abandonar el mundo.

En toros estos momentos son escasos, casi imposibles.Cuando suceden, se siente la radical diferencia que hay entre la plaza y el mundo exterior, entre el cielo y el centro de Medellín. El espíritu pesa el doble y pueden dar ganas de hablar y hablar, o de permanecer en silencio, sin querer escuchar ni una sola vocal.

Sé que muchas personas están bailando pasodobles interpretados por organistas de parroquia y profesores de colegio; que el ron encenderá efervescencias edulcoradas artificialmente; que la gente está contando con orgullo que asistió a una gran tarde de toros. La fiesta es para ayudar a olvidar la dureza del mundo.

Aunque es exacta, la estadística es una ciencia imperfecta pues es incapaz de medir una emoción. De poco sirve entonces pues no explica lo que es realmente importante, lo que no es utilería, el atrezo como dicen los españoles. Esta tarde se otorgaron cuatro orejas, y el interior, eso que resolvieron fácilmente asignándole la palabra corazón, permanece coco, triste, vacío como el universo antes del Big Bang. Una profunda sensación de orfandad me asiste. Estoy a punto de elevarme, de volver a ser un gas.

Recuerdo la Fórmula 1 entre un toro y un caballo. A un maestro ejerciendo labores de subalterno para ponerle a su subalterno, al de verdad, un toro para banderillear. A un torero mestizo dibujar dos naturales con naturalidad. Un quite a cuerpo limpio (¡todavía en toros se hacen cosas a cuerpo limpio!) de la Grecia minoica, ejecutado por un sencillo campesino de Boyacá. A un padre de torero llorar, por ver que su hijo fue capaz de renunciar a lo único que ha hecho en la vida, a lo único que le ha dado alguna explicación del mundo. Y también recuerdo que no recuerdo haber visto torear.

Trucos ecuestres de ciencia ficción, pura pirotecnia. Un maestro desorientado en el arte que durante años dominó. Dos toros buenos que entregaron su información genética hasta que les fue posible.

Se entregaron cuatro orejas, de cartón piedra. Gracias a ellas hay verbenas populares, sobregiros de afecto y tintineo de cajas registradoras.

Un matador de toros que dignificó la profesión, que la respiró por sus poros como nadie, que vivió en torero, experimenta a esta hora el silencio que se debe sentir en el universo, la oquedad vacía del poeta Barba Jacob, la nada. Está otra vez en el vientre, sumergido en líquido amniótico para empezar de nuevo. Sin trampas en el sorteo. Sin la indiferencia de los empresarios. Sin la doble faz de algunos colegas. Sin que la muerte lo ronde tan de frente. Sin la posibilidad de sentir de nuevo la gloria.

Los toros deberían nacer sin orejas.

FICHA DEL FESTEJO

60ª Feria de Manizales. Cuarto festejo, tercera corrida. Jueves 8 de enero del 2014. Casi lleno. Se lidiaron toros de Dosgutiérrez (Murube Santa Coloma): disparejos, algunos bien presentados, especialmente el sobrero que se lidió en quinto lugar. Al cuarto y quinto se les dio la vuelta al ruedo.

Diego Ventura: saludo y dos orejas.

Paco Perlaza: silencio tras aviso y oreja. No ejercerá más su profesión, aunque no se cortó la coleta.

Manuel Jesús El Cid: oreja y silencio.

Fuente: Cultoro

rebajas-capotes-taurinos

Banner  Bodegas Olimpia
Sumario
Noticias Taurinas: Diego Ventura triunfa en Manizales
Nombre del artículo
Noticias Taurinas: Diego Ventura triunfa en Manizales
Descripción
Diego Ventura: saludo y dos orejas.Paco Perlaza: silencio tras aviso y oreja. No ejercerá más su profesión, aunque no se cortó la coleta.Manuel Jesús El Cid: oreja y silencio.
Autor
Share Button

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *