Padilla indulta a un buen séptimo en La México Toreo caro de Fermín Rivera y oreja para José Mauricio

Padilla, Portal Taurino MuchoToro

Llegaba la cuarta de la Temporada Grande a La México con la presencia de Juan José Padilla, Fermín Rivera y José Mauricio para dar cuenta de un encierro de Villa Carmela. Una ovación fue el primer contacto de la terna con el público que acudió al coso capitalino.

Poca opción de lucimiento con el capote le dio el primero a Padilla antes de que derribase con poder al picador campaneando al jaco con un pitón. Ya más templado, sí pudo lucir Fermín Rivera en un quite por chicuelinas rematadas con una revolera sabrosa. Con brillantez culminó el jerezano un tercio de banderillas donde siempre le echó el de Villa Carmela la cara arriba. Pronto sacó el áspero genio el animal, que le puso los pitones en la axila a Padilla ya en el inicio muletero y que luego se quedó debajo, miró por dentro y buscó con resabio la figura frambuesa y azabache. Una prenda fue este abreplaza, para olvidar cuanto antes.

Con tres largas de rodillas en el tercio saludó Padilla la boyante movilidad del cuarto, al que le sopló después media docena de lances de encajada figura rematados con dos medias de regusto del jerezano. Con tres faroles y una media de rodillas quitó el Pirata tras el tercio de varas, buscando el calor del tendido. Lo mismo que buscó después, cuando le meneó el viento la flámula que vistió de coraje y de entrega para extraer algunos naturales de enjundia y retazos de toreo diestro al corto viaje del de Villa Carmela, de media humillación y escasa emotividad. Con manoletinas terminó un trasteo culminado con una estocada tras un pinchazo.

Al de regalo le costó quedarse en el capote que le ofrecía Padilla en verónicas de rodillas para saludar al de Villa Carmela, y tuvo que se en pie y en lances a ies juntos el recibo al cierraplaza. Con vibrante brillantez cumplió en banderillas el Ciclón, muy arropado por el tendido mexicano. Inteligente anduvo luego para llevar a media altura la embestida espesa y sin gran clase del animal, que sí tenía, sin embargo, obediencia, nobleza y repetición; los ingredientes precisos para el toreo de Padilla. Se quiso romper al natural, enganchando con precisión la embestida franca y a más para trazar larguísimo el viaje, con pectorales de gran dimensión en cuanto llegó el reposo. Y también la petición de indulto del toro, insistente en la grada y atendida en el palco.

Tampoco el segundo de la tarde se entregó en el percal de un Fermín Rivera muy dispuesto, que luego respondió por delantales al buen quite en caleserinas de José Mauricio, pero ya el toro anunciaba sus mermadas facultades. El gran mérito de Rivera con la muleta fue el de buscar siempre el toreo bueno, escarbar en la docilidad del animal para conjugarla con la pureza máxima para llegar, mediada la faena, a extraer muletazos de gran dimensión, sobre todo con la mano izquierda. Toreo sin inercias, de citar en parado y en corto, atendiendo a la condición feble pero voluntariosa para transformarla en oro. Toreo de armonioso compás, de gusto y de convicción en su concepto premiado con una sola oreja por el fallo con el acero.

Quedó deslucido el remate a las verónicas bien propuestas y dibujadas por Fermín Rivera por el escaso celo del quinto, a menos en el desarrollo del saludo capotero. Y desentendido tomó el astado en el quite las chicuelinas sin ligazón que propuso el potosino. Tuvo que tirar de paciencia y de sabiduría Rivera para entenderse con el brusco quinto, rebrincado y sin celo, con el que no se aburrió el mexicano, al que no le importó la falta del transmisión del animal. Le retrasó la muleta y los cites, se la dejó siempre en la cara y le dio suavidad para intentar aprovecharle su pasadora condición. Pinchó el mexicano y el silencio valoró su labor.

Trajo brío y fuelle el tercero al capote de José Mauricio, que supo acomodar los lances a la velocidad del animal de forma que hubiese compás y armonía en el saludo garboso. Asiento tuvieron las gaoneras del quite, muy coreadas en el Embudo. Discontinua resultó la labor de Mauricio con el astado, que se dejó por momentos, mejor cuando lo apretó un poco más, cuando se fajó un poco más el fino torero mexicano, al que le costó cogerle el pulso al de Villa Carmela. Incluso tuvo un par de sustos en forma de apretones del toro entre algunas dudas. Tiró de raza en las manoletinas del final y en la estocada, para cobrarla trasera y pasear una oreja.

Pasó con más genio que entrega el sexto en el percal de Mauricio, animoso a la verónica que no brilló porque no la quiso tomar con celo el de Villa Carmela. Muy descompuesto llegó al animal a la faena de muleta, donde se quedó debajo de la tela incluso en el inicio, que pretendía ser por abajo y sometiendo la voluntad. Brusco y asperote el animal, porfió el defeño con él, dándole trapo a la media arrancada sin mucha convicción de que aquello fuese a romper. Se metió entre los pitones para buscar al menos justificarse con firmeza y en silencio concluyó su labor tras la buena estocada.

FICHA DEL FESTEJO

Monumental Plaza México. Temporada Grande, cuarta corrida. Toros de Villa Carmela, de justa presencia y juego desigual. Resabiado y de áspero genio el primero; de calidad y humillada entrega el tercero; de media humillación el soso cuarto; pasador y sin transmisión el quinto; deslucido y de medio viaje el sexto; noble, franco y repetidor el buen séptimo, indultado.

Juan José Padilla (frambuesa y azabache): silencio, palmas tras aviso e indulto.

Fermín Rivera (tabaco y oro): oreja y silencio.

José Mauricio (sandre de toro y oro): oreja y palmas.

 Fuente: Cultoro

Oferta Pack Taurino

Banner  Bodegas Olimpia

 

Sumario
Padilla indulta a un buen séptimo en La México
Nombre del artículo
Padilla indulta a un buen séptimo en La México
Descripción
Llegaba la cuarta de la Temporada Grande a La México con la presencia de Juan José Padilla, Fermín Rivera y José Mauricio para dar cuenta de un encierro de Villa Carmela.
Autor
Share Button

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *