Perera y Campos triunfan en Badajoz

Perera y Tomás Campos a hombros

Llegaba la monstruo de Badajoz en el segundo día de feria para que el pacense Tomás Campos tomase una alternativa de campanillas con Toros de Garcigrande y con Morante, El Juli y Perera como compañeros de cartel.

Con facilidad y compostura recibió Campos a la verónica al Toro de su alternativa, que apretó con fijeza el peto en medido castigo. Feble la condición del Garcigrande en el quite por chicuelinas de Campos, de mucha suavidad. Y no le pudo la responsabilidad de la tarde para asentarse en el ruedo con parsimonia y disfrutar cada segundo de la tarde. Le consintió mucho al animal. Noble y de buena condición, pero muy justo en el fuelle y en la emoción. Con suavidad y pulso anduvo con él el pacense, sin una prisa, sin una urgencia. Lo mató de buena estocada y cortó sus primeras orejas como matador de toros.

El viento y la remisión a irse para adelante del segundo dejaron el saludo de Morante en un par de verónicas, a la que añadió la extraordinaria media con que lo piso al caballo. Muy torero fue el inicio de doblones a dos manos, imponiendo y sometiendo al áspero Garcigrande, que limó un punto su brusquedad, pero no encontró clase ni ritmo para embestir al de la Puebla en un trasteo más firme que pinturero. Le buscó las vueltas con eficacia y le dejó una estocada que fue suficiente para acabar con brevedad.

Fue más lidiador que brillante el saludo de Juli al negro tercero, que humilló y tuvo desliz sin ritmo en el percal para luego emplearse abajo con un pitón en el caballo de Diego Ortiz. En el quite le deletreó Julián las chicuelinas y al ralentí dibujó la tersura de la larga cordobesa. Pero fue de autoridad y de poder la faena de muleta, en la que fue midiendo cada arrancada, cada vez más reponedora, hasta imponerse del todo peleándole cada centímetro al de Garcigrande hasta arrebatarle las cercanías y llegar al tendido a base de exponer. Lo mató de estocada y descabello y paseó una oreja por otra que negó el palco.

Hasta los medios se fue Perera lanceando con mucha seguridad al sardo cuarto, de imperiosa salida y repetición constante en el percal, que se partió en un Burladero la punta del pitón. Con tafalleras y cordobinas varió Perera el quite, abrochando con airosa revolera. Pero tuvo que convertirse en enfermero para mantener en pie la arrancadas toro, siempre a media altura, con el temple al máximo para no dejarse tocar los engaños mientras pasaba el animal despacio delante de él, más por su falta de fuelle que por su entrega. Pulcro y capaz el extremeño, la falta de enemigo dejó su premio en ovación.

De empaque, lento vuelo y pecho entregado fue el manojo de verónicas excesivas con que recibió Morante al quinto, más terciado, más alto, más zancudo. Y repitió en el quite el sevillano con lentísimos lances y personal media. Y fue la faena la obra personal de un genio, que deja su impronta a retazos intensos y sentidos, de máxima emoción por la belleza inenarrable. Metió Morante el mentón en el pecho y mató abajo el vuelo para dejar que se disparará con la clase humillada del Garcigrande, entregado, duradero, bueno. Fue el trasteo un compendio de armonía sin perder pasos, imponiendo el tempo u el carril, tomando su tiempo para todo hasta sonar un aviso aún muleta en mano. Pero lo pinchó, y la estocada corta posterior no dio más que para un trofeo.

Le costó mucho entregarse al sexto en el capote que manejó con seguridad Juli ante los frenazos del animal, brusco al trato, que ya le cortó el viaje a Álvaro Montes en banderillas. Se lo reservaba todo el colorao para dejar el violento punteó en los finales, la incierta arrancada y la medida constante para que lo mandase Juli largo con Suprema autoridad. Le consintió las aviesas revueltas con asentado poder y le impuso su ley para terminar dominando la voluntad del bicho. Pinchó, sin embargo el madrileño un trasteo que quedó sin premio.

No se entregó ni sacó ritmo el séptimo en el percal de Perera, que quedó inédito en el saludo. Midió mucho el castigo en varas el extremeño con el amplio castaño, que hizo hilo con mucho poder en banderillas, donde se desmonteró Joselito Gutiérrez. Infinita suavidad le dio Perera en el inicio a la aspereza del animal hasta que lo fue convenciendo, abriendo el compás dejando derechazos larguísima dimensión sin que le rozase el trapo el impetuoso toro. Aplastado al natural, tocando con precisión, con perfección en el trazo y con sereno valor para quedarse en el sitio, para pasar la línea sin darse importancia. Lo reventó de un estoconazo y paseó rotundo las dos orejas.

Un tío era el castaño cierraplaza, que tuvo carbón y fuelle para desarmar a Campos en el saludo, empujar con riñones y fijeza en el penco y arrancarse con un punto de genio en banderillas, pero con mucha transmisión. Fue duro en la muleta para el chaval, que puso todo de su parte para imponerse al exigente y complicado animal, que repuso con saña y exigió un oficio que aún no tiene Campos. Si tuvo, por contra, disposición y voluntad para matarlo con decoro.

 

FICHA DEL FESTEJO. Plaza de toros de Badajoz. Segunda de feria. Toros de Garcigrande, correctos de presencia. Noble y humillado el feble primero; deslucido y sin ritmo el montado segundo; Exigente y reponedor con poder el tercero; sin fuelle ni fondo el sardo cuarto; humillado y con duradera entrega enclasado el buen quinto; violento, reservón y medidor el sexto; con brío y fondo el exigente séptimo; exigente y complicado el amplio castaño octavo. Morante de la Puebla (verde botella y oro): ovación y oreja. El Juli (tabaco y oro): oreja y ovación. Miguel Ángel Perera (verde hoja y oro): ovación y dos orejas con petición de rabo. Tomás Campos, que toma la alternativa (espuma de mar y oro): dos orejas y ovación.

Foto: Emilio Méndez

 

Captura de pantalla 2014-06-25 a la(s) 00.25.59

Sumario
Perera y Campos triunfan en Badajoz
Nombre del artículo
Perera y Campos triunfan en Badajoz
Descripción
Perera y Tomás Campos triunfan el segundo día de la feria de Badajoz cortando ambos dos orejas y haciéndose con la ovación
Autor
Share Button

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *